NUESTRO BLOG


UNA HISTORIA DE AMOR O CUERNOS

6 noviembre, 2016 | Blog | 0 comentarios | Autor:

Quieres a tu pareja, pero últimamente no puedes dejar de pensar en el nuevo compañero (cañón) que ha llegado a la oficina. Te mira, le miras, os sonreís, un café…el nivel de tonteo va subiendo hasta atraparle, a él ? o eres tu la atrapada?, es un “quien sabe” o un ” me gustan las natillas, pero el arroz con leche…”

No sólo tiene que ver con que el otro te atraiga físicamente, guapos siempre hay a nuestro alrededor, sobretodo en nuestro lugar de trabajo, pero cuando se pasa la barrera de la atracción física hay riesgo de tener una aventura. Si a eso le sumamos años de vivir en pareja, hijos ya creciditos y sobre todo una insatisfacción emocional … el roce hace el cariño.

Por las horas que pasamos juntos en el trabajo, comes más con tus compañeros que con tu pareja e incluso tienes conversaciones más emotivas con ellos, compartes momentos placenteros que hacen que las posibilidades de liarte con alguien se multipliquen.

Y ese lío puede ser amor, en esa persona encuentras  una parte de ti que te complementa,  lo que un poeta llamaría “tu alma gemela” y es que esa tu alma gemela no siempre va a ser perfecta, ni va a ser como tú la imaginas. Porque uno, no se imagina que puedas llegar a encontrar a un alguien nuevo que encuentre otra parte de ti, y tú pensar que eres una parte de ese nuevo alguien.

Y el tiempo, que todo lo pone en su lugar, hace que estés en todo y en nada, y  te tienes que plantear si lo que que quieres es que te endulcen el oído, poderle contar tu vida a alguien que no se la sabe, vivir de nuevo esos comienzos en los que el otro está superpendiente de ti, porque básicamente estas aburrida y no ha habido inversión en esa pareja con la que estas desde siempre o…que quieres todo eso porque no lo has tenido o te lo han dado en tan pequeñas dosis que ya no te acuerdas y realmente lo necesitas, tu y todas nosotras.

No queda  mas que hacer balance, ya sabes tabla con lo que tienes y lo que quieres o puedes tener y tomar una decisión, sin dramas y sin echar la vista atrás, eso si no hagas nada que no te gustaría que te hicieran a ti (eso ya lo pensaré mañana… lo que el viento se llevó).


Dejanos un comentario

Se el primero en comentar


wpDiscuz


Dejanos un comentario

Se el primero en comentar


wpDiscuz